En todo tipo de trabajo, hay una serie de riesgos relacionados con la seguridad en el trabajo, entre ellos el riesgo eléctrico.   

La electricidad está presente en casi todos los entornos laborales y hay una tendencia generalizada a olvidar que es muy peligrosa. Las tareas que puedan suponer exposición al riesgo eléctrico, ya sea de los técnicos electricistas o del resto de trabajadores por contacto accidental, necesitan ser identificadas para poder aplicar las medidas de prevención específicas.

Aún que en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, se asentaban las bases acerca de los distintos tipos de riesgos laborales, no fue hasta el 21 de junio de 2001 que se publicó el Real Decreto 614/2001, de 8 de junio, sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico.  

Este real decreto establece las disposiciones mínimas de seguridad para la protección de los trabajadores, frente al riesgo eléctrico en los lugares de trabajo, así como las definiciones, factores y tipos de riesgos existentes. En su disposición final primera se encomienda al Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo la elaboración y actualización de una guía técnica para facilitar la aplicación del real decreto. Por este motivo publicó la Guía técnica para la evaluación y prevención del riesgo eléctrico, la cual se ha actualizado en su última versión en octubre 2020.

Puedes ampliar la información en el siguiente artículo.

¿Qué es el riesgo eléctrico?  

Se considera riesgo eléctrico cuándo existe una posibilidad de contacto del cuerpo humano con la corriente eléctrica y que puede resultar un peligro para la integridad de las personas.  

Hay dos maneras de entrar en contacto con la electricidad, una de forma directa y otra indirecta:  

  • Contacto directo: Cuando se tocan partes activas de una instalación, equipo o aparato que está en tensión. También pueden ser dos conductores o un conductor activo y tierra.  
      
  • Contacto indirecto: Cuando se tocan partes (generalmente carcasas o partes metálicas de un equipo o instalación) que se han puesto en tensión como resultado de un fallo de aislamiento.

¿Cuáles son los factores del riesgo eléctrico?  

Son todos los factores presentes en el puesto de trabajo que pueden provocar algún tipo de lesión, quemadura, shock o fibrilación, y que generalmente se refiere a los sistemas eléctricos de máquinas, equipos, instalaciones, etc. 

La electricidad tiene diversos tipos de factores de riesgo, por un lado puede constituir un foco de ignición y provocar un incendio o una explosión, por otro lado, tiene efectos negativos sobre el cuerpo humano. 

Hay que ser consciente que, cuando circula la corriente eléctrica a través del cuerpo humano, el cuerpo se comporta como una resistencia, y de acuerdo con la ley de Ohm, la intensidad de corriente de paso vendrá determinada por: I= V/R.  

Siendo:  

  • I: Intensidad de corriente que pasa por el cuerpo humano (Amperios).  
  • R: Resistencia que opone el cuerpo al paso de la corriente (Ohmios).  
  • V: Tensión de contacto entre el punto de entrada de la corriente y el de salida (voltios).  

Por tanto, existen una serie de factores que inciden en la gravedad de un accidente eléctrico, y que, sumados a la intensidad de corriente de paso, determinan la gravedad en caso de accidente.  

Podemos separar estos factores en dos grandes grupos: los Factores técnicos y los Factores humanos:  

Factores Técnicos

  • Intensidad de la corriente que pasa por el cuerpo humano.  
  • Tiempo de exposición al riesgo.  
  • Trayectoria de la corriente eléctrica por el cuerpo humano.  
  • Naturaleza de la corriente (alterna/continua).  
  • Resistencia eléctrica del cuerpo humano.  
  • Tensión aplicada. 

Factores Humanos

  • Edad.  
  • Enfermedades.  
  • Sexo.  
  • Estado emocional.  
  • Profesión habitual.  
  • Experiencia, etc.  

¿Cuáles son los tipos de riesgo eléctrico?  

Entendemos riesgo eléctrico como la posibilidad de pérdidas de vidas o de daños a los bienes materiales debido a la circulación de una corriente eléctrica.  

Aunque a la mente nos venga siempre la electrocución, hay otros tipos de riesgo eléctrico para tener en cuenta, y que se pueden clasificar en dos grandes grupos:  

Electrización y electrocución  

Es cuando a causa de una descarga eléctrica circula por el cuerpo de una persona y, por tanto, forma parte del circuito eléctrico y se pueden distinguir, al menos, dos puntos de contacto: uno de entrada y otra de salida.  

Este es uno de los más típicos, ya que el cuerpo humano al componerse en un 70% de agua, es muy buen conductor de la electricidad. Durante el recorrido de la electricidad por el cuerpo, puede haber afectaciones en la piel, vasos sanguíneos, nervios, órganos, etc.  

Este tipo de riesgo eléctrico puede provocar distintos tipos de lesiones teniendo en cuenta las afectaciones anteriores:  

  • La fibrilación ventricular: Consiste en el movimiento anárquico del corazón, el cual deja de enviar sangre a los distintos órganos. El corazón sigue en movimiento, pero no sigue su ritmo normal de funcionamiento. Una vez producida, el ritmo cardiaco no se recupera de forma espontánea y se debe actuar con rapidez para evitar lesiones graves. 
     
  • La tetanización: Es el movimiento incontrolado de los músculos como consecuencia del paso de la energía eléctrica. Dependiendo del recorrido de la corriente perderemos el control de las manos, brazos, músculos, etc.  
     
  • La asfixia: Se produce cuando el paso de la corriente afecta al centro nervioso que regula la función respiratoria, ocasionando el paro respiratorio.  
     
  • Quemaduras: Generalmente las quemaduras causadas por electrocución son graves y profundas siendo habitualmente de tercer grado.   

Incendios y/o explosiones

Es cuando a causa de la corriente eléctrica hay sobrecargas en la instalación, chispas o cortocircuitos y que pueden causar incendios a su alrededor o en el peor de los casos, explosiones.  

Para que esto ocurra, es necesario que existan 3 elementos básicos: Combustible o material combustible, oxígeno y Fuente de Ignición. Esta última es donde interviene la electricidad, en forma de chispas por cortocircuito o sobrecarga.  

Otra posibilidad es que algún elemento eléctrico eleve considerablemente la temperatura ambiente y al encontrarse rodeado por material inflamable, este se encienda.  

¿Cuáles son las causas más comunes de accidentes eléctricos?  

Los accidentes eléctricos se pueden dar en cualquier lugar donde existan aparatos eléctricos o cables y muchos de ellos se producen por negligencias o por falta de seguridad en las instalaciones y ausencia de mantenimiento de estas (según regulación).   

Si quieres saber Las 3 causas más comunes de accidentes eléctricos, te recomendamos que leas el siguiente artículo. 


También te puede interesar

QUIÉNES SOMOS

CTAIMA es una empresa tecnológica líder al servicio de sus clientes que aporta soluciones integradas de transformación digital y consultoría en materia de gestión de contratistas, seguridad y salud en el trabajo, calidad y medio ambiente.

CONTÁCTANOS

Madrid

Tarragona


Atención al cliente

(+34) 977 291 380

(+34) 912 582 843 

Gabriel César