En unos días, el próximo 1 de julio, entra en vigor el nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), que aplica a toda instalación térmica en edificios destinada a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas Este nuevo reglamento fue publicado en el BOE bajo el Real Decreto 178/2021 de 23 de marzo, modifica el Real Decreto 1027/2007.

El RITE afecta a las instalaciones térmicas en los edificios de nueva construcción y a las instalaciones térmicas que se reformen en los edificios existentes, así como en lo relativo al mantenimiento, uso e inspección de todas las instalaciones térmicas, con las limitaciones que en el mismo se determinan

El objetivo del nuevo RITE 2021 es cumplir con las exigencias europeas en materia de eficiencia energética y seguridad y de esta forma conseguir una respuesta energética óptima. Como consecuencia de esta adaptación a las directivas europeas introduce nuevas definiciones en el Reglamento y modifica algunas de las ya existentes. En concreto, esta modificación de 2021 incluye más de 70 modificaciones y/o nuevas redacciones.  

Entre las más destacadas encontramos las siguientes modificaciones:  

  • Índice del Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios  
  • Artículo 2. Ámbito de aplicación  
  • Artículo 9. Términos y definiciones  
  • Artículo 10. Exigencias técnicas de las instalaciones térmicas  
  • Artículo12. Eficiencia energética, energías renovables y energías residuales.  

A lo largo de este artículo vamos a desarrollar las novedades que afectan al mantenimiento de las instalaciones térmicas. Un aspecto muy importante, ya que no hemos de olvidar que el incumplimiento, bien por omisión o desconocimiento es sancionable: 

a) Las infracciones leves con multas de hasta 60.000 euros. 

b) Las infracciones graves con multas de hasta 6.000.000 euros. 

c) Las infracciones muy graves con multas de hasta 100.000.000 euros. 

El mantenimiento de instalaciones térmicas en edificios.  

¿Quién es responsable de realizar el mantenimiento de las instalaciones? 

Las operaciones de mantenimiento de las instalaciones sujetas al RITE las han de realizar empresas mantenedoras autorizadas. La empresa mantenedora será por tanto responsable de que el mantenimiento de la instalación térmica sea realizado correctamente de acuerdo con las instrucciones del “Manual de Uso y Mantenimiento” y con las exigencias de este RITE. 

Será obligación del mantenedor autorizado y del director de mantenimiento, cuando la participación de este último sea preceptiva, la actualización y adecuación permanente de la documentación contenida en el Manual de Uso y Mantenimiento a las características técnicas de la instalación. 

El Manual de Uso y Mantenimiento de la instalación térmica debe contener las instrucciones de seguridad y de manejo y maniobra de la instalación, así como los programas de funcionamiento, mantenimiento preventivo y gestión energética. 

¿Qué criterios se han de seguir para realizar mantenimiento preventivo?

Las instalaciones térmicas se mantendrán de acuerdo con las operaciones y periodicidades contenidas en el programa de mantenimiento preventivo establecido en el Manual de uso y mantenimiento cuando este exista. Las periodicidades serán al menos las indicadas en la tabla 1 según el uso del edificio, el tipo de aparatos y la potencia nominal:  

Tabla 1 Operaciones de mantenimiento preventivo y su periodicidad 

En instalaciones de potencia útil nominal hasta 70 kW, con supervisión remota en continuo, la periodicidad se puede incrementar hasta 2 años, siempre que estén garantizadas las condiciones de seguridad y eficiencia energética. 

En todos los casos se tendrán en cuenta las especificaciones de los fabricantes de los equipos. 

Para instalaciones de potencia útil nominal menor o igual a 70 kW cuando no exista ‘’Manual de uso y mantenimiento’’ las instalaciones se mantendrán de acuerdo con el criterio profesional de la empresa mantenedora. A título orientativo se indican las operaciones de mantenimiento preventivo, las periodicidades corresponden a las indicadas en la tabla 1 «Operaciones de mantenimiento preventivo y su periodicidad. «

a) Instalación de calefacción y agua caliente sanitaria. 

  1. Revisión de aparatos exclusivos para la producción de ACS: Pn ≤ 24,4 kW. 
  2. Revisión de aparatos exclusivos para la producción de ACS: 24,4 kW < Pn ≤ 70 kW. 
  3. Comprobación y limpieza, si procede, de circuito de humos de calderas. 
  4. Comprobación y limpieza, si procede, de conductos de humos y chimenea. 
  5. Limpieza, si procede, del quemador de la caldera. 
  6. Revisión del vaso de expansión. 
  7. Revisión de los sistemas de tratamiento de agua. 
  8. Comprobación de estanquidad de cierre entre quemador y caldera. 
  9. Comprobación de niveles de agua en circuitos. 
  10. Comprobación de tarado de elementos de seguridad. 
  11. Revisión y limpieza de filtros de agua. 
  12. Revisión del sistema de preparación de agua caliente sanitaria (limpieza de depósitos, purga, etc.). 
  13. Revisión del estado del aislamiento térmico, especialmente en las instalaciones ubicadas a la intemperie. 
  14. Revisión del sistema de control automático. 
  15. Revisión del estado de los captadores solares (limpieza, estado de cristales, juntas, absorbedor, carcasa y conexiones) y estructura y apoyos. 
  16. Adopción de medidas contra sobrecalentamiento (tapado, vaciado de captadores, etc.). 
  17. Purgado del campo de captación 
  18. Verificación del estado de la mezcla anticongelante (PH, grado de protección antihelada, etc.) y actuación del sistema de llenado. 
  19. Revisión del estado del sistema de intercambio (limpieza, etc.) 
  20. En caso de tratarse de un calentador atmosférico, comprobar que se cumplen los requisitos de ventilación exigidos en la norma UNE 60670-6:2014. 

b) Instalación de climatización

  1. Limpieza de los evaporadores. Limpieza de los condensadores. 
  2. Drenaje, limpieza y tratamiento del circuito de torres de refrigeración. 
  3. Comprobación de la estanquidad y niveles de refrigerante y aceite en equipos frigoríficos. 
  4. Revisión y limpieza de filtros de aire. 
  5. Revisión de aparatos de humectación y enfriamiento evaporativo. 
  6. Revisión y limpieza de aparatos de recuperación de calor. 
  7. Revisión de unidades terminales agua-aire. 
  8. Revisión de unidades terminales de distribución de aire. 
  9. Revisión y limpieza de unidades de impulsión y retorno de aire. 
  10. Revisión de equipos autónomos. 

La evaluación periódica del rendimiento de los equipos generadores de frío 

La empresa mantenedora realizará un análisis y evaluación periódica del rendimiento de los equipos generadores de frío en función de su potencia térmica nominal, midiendo y registrando los valores, de acuerdo con las operaciones y periodicidades de la tabla 2. 

Tabla 2. Medidas de generadores de frío y su periodicidad

Los registros derivados de las operaciones de mantenimiento de instalaciones térmicas

Toda instalación térmica debe disponer de un registro en el que se recojan las operaciones de mantenimiento y las reparaciones que se produzcan en la instalación, y que formará parte del Libro del Edificio. El titular de la instalación será responsable de su existencia y lo tendrá a disposición de las autoridades competentes que así lo exijan por inspección o cualquier otro requerimiento. Se deberá conservar durante un tiempo no inferior a cinco años, contados a partir de la fecha de ejecución de la correspondiente operación de mantenimiento. 

La empresa mantenedora confeccionará el registro y será responsable de las anotaciones en el mismo. 

El Certificado de mantenimiento de las instalaciones térmicas

Anualmente el mantenedor autorizado titular del carné profesional y el director de mantenimiento, cuando la participación de este último sea preceptiva, suscribirán el certificado de mantenimiento, que será enviado, si así se determina, al órgano competente de la Comunidad Autónoma, quedando una copia de este en posesión del titular de la instalación. La validez del certificado de mantenimiento expedido será como máximo de un año. 

El certificado de mantenimiento, según modelo establecido por el órgano competente de la Comunidad Autónoma, tendrá como mínimo el contenido siguiente: 

  • a) identificación de la instalación; 
  • b) identificación de la empresa mantenedora, mantenedor autorizado responsable de la instalación y del director de mantenimiento, cuando la participación de este último sea preceptiva; 
  • c) los resultados de las operaciones realizadas de acuerdo con la IT 3; 
  • d) declaración expresa de que la instalación ha sido mantenida de acuerdo con el «Manual de Uso y Mantenimiento» y que cumple con los requisitos exigidos en la IT  

Infracciones y sanciones derivadas del incorrecto o inexistente mantenimiento 

Será objeto de infracción grave: 

  1. No disponer de contratos de mantenimiento de las instalaciones con empresas habilitadas en los casos en que sean obligatorios. 
  2. La resistencia de los titulares de actividades e instalaciones industriales en permitir el acceso o facilitar la información requerida por las Administraciones Públicas, cuando hubiese obligación legal o reglamentaria de atender tal petición de acceso o información o cuando esta sea necesaria para poder ejecutar la correspondiente inspección o control de mercado. 
  3. El incumplimiento de los requerimientos específicos y de las medidas cautelares que formule la autoridad competente, cuando se produzca de modo reiterado. 
  4. La expedición de certificados, informes o actas cuyo contenido no se ajuste a la realidad de los hechos. 
  5. La redacción y firma de proyectos o memorias técnicas cuyo contenido no se ajuste a las prescripciones establecidas en la normativa aplicable. 
  6. Las inspecciones, ensayos o pruebas efectuadas por los Organismos de Control de forma incompleta o con resultados inexactos por una insuficiente constatación de los hechos o por la deficiente aplicación de normas técnicas. 
  7. La acreditación de Organismos de Control por parte de las Entidades de Acreditación cuando se efectúe sin verificar totalmente las condiciones y requisitos técnicos exigidos para el funcionamiento de aquellos o mediante valoración técnicamente inadecuada. 
  8. La inadecuada conservación y mantenimiento de instalaciones si de ello puede resultar un peligro para las personas, la flora, la fauna, los bienes o el medio ambiente. 
  9. Mantener en funcionamiento instalaciones sin haber superado favorablemente las inspecciones, revisiones o comprobaciones establecidas en la normativa de desarrollo de la presente ley. 
  10. El incumplimiento por negligencia grave, de los requisitos, obligaciones o prohibiciones establecidos en la normativa industrial siempre que se produzca riesgo para las personas, la flora, la fauna, las cosas o el medio ambiente, aunque sea de escasa entidad; y el mismo incumplimiento y comportamiento cuando, cometido con negligencia simple, produzcan riesgo grave para las personas, la flora, la fauna, las cosas o el medio ambiente. 
  11. La reincidencia en falta leve por la que se hubiese sido sancionado en el plazo de los dos años anteriores a la comisión de la misma. 

Son infracciones leves las siguientes. 

  1. El incumplimiento de los requerimientos específicos o las medidas cautelares que formule la autoridad competente dentro del plazo concedido al efecto, siempre que se produzca por primera vez. 
  2. La falta de subsanación de las deficiencias detectadas en inspecciones y revisiones reglamentarias en el plazo señalado en el acta correspondiente o la falta de acreditación de tal subsanación ante la Administración Pública competente, siempre que dichas deficiencias no constituyan infracción grave o muy grave. 
  3. La inadecuada conservación y mantenimiento de las instalaciones, cuando no constituya infracción grave o muy grave. 
  4. La falta de colaboración con las Administraciones Públicas en el ejercicio por estas de sus funciones de inspección y control derivadas de esta ley. 
  5. El incumplimiento, por simple negligencia, de los requisitos, obligaciones establecidas en la normativa industrial siempre que se produzca riesgo para las personas, la flora, la fauna, las cosas o el medio ambiente y este sea de escasa incidencia. 
  6. La inexactitud, falsedad u omisión en cualquier dato, o manifestación, de carácter no esencial, sobre el cumplimiento de los requisitos exigidos señalados en la declaración responsable o la comunicación aportada por los interesados. 
  7. La falta de comunicación a la Administración Pública competente de la modificación de cualquier dato de carácter no esencial incluido en la declaración responsable o comunicación previa. 

Demostración Online CTAIMALEGAL


También te puede interesar

QUIÉNES SOMOS

CTAIMA es una empresa tecnológica líder al servicio de sus clientes que aporta soluciones integradas de transformación digital y consultoría en materia de gestión de contratistas, seguridad y salud en el trabajo, calidad y medio ambiente.

CONTÁCTANOS

España

Portugal

(+34) 977 291 380